Etiquetas

, , ,

Este es un tema que requiere mucho estudio en la Palabra del Señor. Como el Bautismo, la ordenanza de la Cena del Señor es normalmente mal entendida y la religión del mundo tiene muchos sustitutos falsos por esta doctrina.
Las únicas referencias de la Cena del Señor en el Nuevo Testamento están en los evangelios de Mateo 26:17-30, Marcos 14:12-26, y Lucas 22:7-20; también en el libro de 1 Corintios en donde la Iglesia de Corinto estaba siendo reprendida por la manera en que estaba manejando la Cena del Señor (1 Corintios 10:14-22 y 11:17-34).

I. LA INSTITUCIÓN DE LA CENA DEL SEÑOR

A. La Cena fue Instituida por el Señor (Mateo 26:17-30)

1. Hay Solamente Tres Términos en la Biblia:
a. La Comunión del Cuerpo de Cristo, 1 Corintios 10:16
b. La Mesa del Señor, 1 Corintios 10:21.
c. La Cena del Señor, 1 Corintios 11:20.
2. La Biblia no está mencionando ningún termino eclesiástico hecho por los hombres como la Misa o la Santa Comunión.

B. La Cena del Señor es una Ordenanza de la Iglesia (1 Corintios 11:1,23 )

(v.1) La palabra instrucciones quiere decir ordenanzas.

C. La Cena del Señor Es un Mandamiento (1 Corintios 11:24-25)

II. LOS ELEMENTOS DE LA CENA DEL SEÑOR

A. El Pan Sin Levadura (1 Corintios 11:23; Mateo 26:17,27)

1. El pan es simbólico del cuerpo de Cristo que es partido por nosotros, (1 Corintios 11:24).
2. Esto es un recuerdo del sufrimiento que tuvo el Señor, aunque no fue quebrado ningún hueso de su cuerpo (Isaías 52:14,53:4-7; Mateo 27:29-31; Juan 19:31-37).

B. El Fruto de la Vid (Mateo 26:29)

1. Pablo usa el término “copa” para referirse al fruto de la vid, 1 Corintios 11:25,26.
2. Nunca usa el término “vino” al referirse a la Cena del Señor. Vino con alcohol (fermentado) es el resultado de la levadura. La levadura es un símbolo de pecado (1 Corintios 5:6-7). Por eso el vino fermentado y el pan con               levadura no son símbolos validos cuando se está refiriendo al perfecto Hijo de Dios.
3. La copa (jugo de uva) es simbólica de la sangre del Señor (1 Corintios 11:25). Nos recuerda que sin la sangre del Señor Jesucristo no hay remisión (perdón) de pecado (Hebreos 9:22; 1 Pedro 1:18-19).

C. Las Falsas Interpretaciones en Cuanto a los Elementos de la Cena del Señor

1. La Transubstanciación

En el siglo segundo, se surgió que al recibir la bendición oficial del obispo que presidía la celebración, los elementos se convertían en algo diferente a pan y vino. El error se extendió y en el siglo undécimo la iglesia de Roma declaró que el pan y vino, al ser consagrados, se transformaban verdadera y esencialmente en el cuerpo y la sangre de Cristo. Poco más tarde el cuarto concilio de Letrán celebrado en el año 1215 declaró que la doctrina de la transubstanciación era artículo de fe. Esta declaración fue hecha por el Papa Inocencio III.
Esta doctrina afirma que cuando Cristo dijo: “Esto es mi cuerpo” sus palabras tenían un significado literal. Según la doctrina de la iglesia católica romana, el sacerdote que oficia en el “sacrificio de la misa”, por el poder que Dios le ha dado, transforma el pan y el vino en el verdadero cuerpo y sangre de Cristo. Puesto que Cristo “completo” está presente en cada elemento no se consideraba necesario que el pueblo tomaran el vino. Se les permitía el pan solamente. El sacerdote tomaba el vino o algunas veces mojaba la hostia en él antes de darla a los que comulgan.

2. La Consubstanciación

Martín Lutero en su reforma no aceptó la doctrina de transubstanciación. Rechazó el concepto de que la misa tuviera algún valor como sacrificio ya sea para los muertos o los vivos. Pero en su lugar puso la doctrina de consubstanciación. Esta doctrina establecía que aunque el pan y vino permanecían esencialmente sin cambio, misteriosamente el cuerpo y la sangre de Cristo estaban “en y bajo” ellos. La interpretación de Lutero es una entre la literal y la figurativa de las palabras pronunciadas por nuestro Señor. Lutero argumentaba que las palabras debían tomarse literalmente en el sentido de que quien tomaba el pan y el vino comía realmente la carne del Hijo de Dios y bebía su sangre. Sin embargo, decía Lutero, no había transformación cen los elementos usados.

D. La Interpretación Correcta en Cuanto a los Elementos

Cuando insistimos en interpretar literalmente las palabras “esto es mi cuerpo” se presentan muchas dificultades:
Nuestro Señor estaba presente en el aposento alto cuando tomó el pan en sus manos y pronunció esas palabras. No dijo: “Esto se ha convertido o se convertirá en mi cuerpo” sino que dijo: “esto es mi cuerpo”. ¿Cómo podía ser parte de su cuerpo algo que tenía entre sus manos? ¿Cómo podía ser literalmente su sangre lo que contenía la copa si él todavía no la había derramado en la cruz?
El Señor está usando lenguaje figurativo que se llama metáfora. Con mucha frecuencia usó metáforas. El Señor dijo: “yo soy la puerta” y “yo soy la estrella resplandeciente de la mañana” (Ap.22:16). Si tomamos literalmente esta última expresión y la aplicamos, estaríamos adorando al planeta Venus y estaríamos afirmando la presencia mística del Señor allí. Pero tomándolos como metáfora nos ilustran la verdad gloriosa de la venida del Señor.
En Mateo 13:38 el Señor dice que “el campo es el mundo”. 1 Corintios 10:4 leemos que la roca golpeada por Moisés “era Cristo”. En Apocalipsis 1:20 los siete candeleros “son siete iglesias en Asia”.
“Esto es mi cuerpo” significa que el pan representa el cuerpo de Cristo. “Esta es mi sangre” significa que el fruto de la vid representa la sangre de Cristo. Son símbolos únicamente.

E. La Falsa Interpretación de Juan 6:53-38

A veces se usa este pasaje para decir que es necesario participar del pan y del fruto de la vid para obtener la vida eterna. Podemos rechazar esta interpretación por las siguientes razones:

1. Estas palabras fueron pronunciadas mucho antes de que se instituyera la Cena del Señor.
Hay por lo menos un año entre Juan 6 y Lucas 22. El Señor no hubiera ordenado a sus oyentes observar algo de lo cual no tenían conocimiento alguno.

2. Sus oyentes eran judíos incrédulos y no tenían la vida (vs. 31, 41, 52, 53)
La comunión es la acción de gracias de corazones creyentes. Es la comunión del cuerpo de Cristo, la iglesia (1Cor. 10:16).

3. Cristo indicó en este capítulo que sus palabras no debían tomarse literalmente sino en sentido figurativo.
El era el pan de vida enviado desde el cielo. Su carne debía darse por la vida del mundo (v.51). El maná que los israelitas comieron en el desierto era cosa literal y los que comieron murieron en el curso natural de las cosas (v.58), pero el que comiere del Pan de la Vida tendría vida eterna.

4. El Señor jamás ordenaría algo prohibido por la ley dada a Moisés (Lv. 17:10; Dt. 12:23).
Estos pasajes hablan de sangre de animales pero se aplicarían aún más a sangre humana. En vista de las cosas expuestas aquí dar un sentido literal a las palabras de Cristo es insostenible.

Un significado simbólico y espiritual es lo indicado por las siguientes razones:

1. El comer y beber son equivalentes a venir y creer (vs. 40,47, 53).

2. El Evangelio de Juan enseña con toda claridad que el creer en Cristo resulta en vida eterna (3:16;5.24). El versículo 64 dice que algunos serían condenados porque “no creen”.

3. Juan el evangelista escribe más sobre la salvación y la vida eterna y no dice nada de la Cena del Señor: ni en su evangelio, ni en sus epístolas, ni en el Apocalipsis. Si el observar la Cena del Señor fuera un requisito para obtener la vida eterna Juan lo hubiera enfatizado.

Al usar la figura de comer y beber el Señor instaba a sus oyentes a aceptarle a El, en Su vida y muerte, en forma definitiva y personal para tener así la vida eterna. No es suficiente saber que hay un remedio, debe ser tomado para que produzca resultados.
La muerte de Cristo fue suficiente y una vez por todos. La repetición de sacrificar a Jesús por los sacerdotes católicos es una negación de la obra terminada en la cruz (Jn. 19:30; Heb. 10:10-12).

III. LOS PARTICIPANTES EN LA CENA DEL SEÑOR

A. Cuando el Señor Instituyó Su cena, Sus Discípulos Estuvieron Presente (Mateo 26:20)

1. Según Juan 13:18-30, Judas Iscariote salió antes de que el Señor instituyera la Cena.

2. Según 1 Corintios 12:28 éste grupo de gente constituyó una iglesia.

B. La Cena del Señor fue Instituida en la Iglesia (Compare Mateo 26:30 con Hebreos 2:12)

C. La Cena del Señor es una ordenanza de la Iglesia (1 Corintios 11:17-21)

1. Versículo 17- “os congregáis “
2. Versículo 18 – “os reunís como iglesia”
3. Según 1 Corintios 1:2 , la carta fue dirigida “a la iglesia de Dios que está en Corinto”.

D. Solo Para Miembros Fieles

1. Cuando la iglesia se reúne para celebrar la Cena Señor, solamente los miembros que son fieles pueden participar.
2. No practicamos la Cena del Señor abierta (a todos los Cristianos), ni tampoco a miembros de otras Iglesias Bautistas.
3. Mucha gente piensa que esta doctrina es muy severa, pero debemos recordar, que es la Cena del SEÑOR, no es de un hombre, y él está dando la invitación.
4. Muchas Iglesias celebran su Cena dejando que participen todos los salvos (si son miembros o no son miembros), esto suena bien pero el problema es que dice 1 Corintios 11:18-19 que la Iglesia no puede practicar la Cena cuando hay divisiones.
5. Si el miembro no está andando en obediencia la iglesia tiene autoridad sobre el creyente para disciplinarlo (1Cor.5:11)

About these ads